Albert Vilella Fernández

Al amparo de la noche se cometen 20 torturas y crímenes tan brutales que escapan a los más escalofriantes cánones del horror. Para no herir sensibilidades los párrafos más duros están en distinto color…Lo más extraño es que las personas asesinadas habían sido ‘debidamente informadas’ de lo que les esperaba y ninguna, incluso las más pudientes, han podido evitarlo: ni siquiera estableciendo un cordón de seguridad con fuerzas especiales del Estado, ni siquiera poniendo tierra de por medio, en paradero desconocido, ni siquiera pasando esa noche dentro de un bunker de alta seguridad…Para más INRI, el Macro-asesino se jacta de las Fuerzas de Seguridad publicando una web con los vídeos detallados de sus torturas, donde se le ve disfrutar con sus herramientas mugrientas y chapuceras.Como es natural, las ediciones especiales de los periódicos hacen su agosto, su septiembre, su octubre…, todos los meses del año, haciendo que cunda el pánico y el caos en la ciudad: la ausencia del más mínimo pudor en sus publicaciones, pero, sobre todo, la falta de móvil y de hilo conductor entre las víctimas hace que cualquiera pueda ser víctima potencial del Asesino… Y se han anunciado más crímenes…En esa tesitura se impone ‘disfrutar al máximo del tiempo que te queda’: la inmoralidad y el libertinaje más crudos se adueñan de la ciudad…Sin embargo, durante esa primera madrugada sangrienta, Mike Stracton experimenta un inquietante fenómeno en su casa. Muy angustiado, intuye que tiene que estar relacionado de alguna forma con los asesinatos y, a través de un amigo, se pone en contacto con un prestigioso investigador de sorprendentes capacidades deductivas…

Al amparo de la noche se cometen 20 torturas y crímenes tan brutales que escapan a los más escalofriantes cánones del horror. Para no herir sensibilidades los párrafos más duros están en distinto color…

Lo más extraño es que las personas asesinadas habían sido ‘debidamente informadas’ de lo que les esperaba y ninguna, incluso las más pudientes, han podido evitarlo: ni siquiera estableciendo un cordón de seguridad con fuerzas especiales del Estado, ni siquiera poniendo tierra de por medio, en paradero desconocido, ni siquiera pasando esa noche dentro de un bunker de alta seguridad…

Para más INRI, el Macro-asesino se jacta de las Fuerzas de Seguridad publicando una web con los vídeos detallados de sus torturas, donde se le ve disfrutar con sus herramientas mugrientas y chapuceras.

Como es natural, las ediciones especiales de los periódicos hacen su agosto, su septiembre, su octubre…, todos los meses del año, haciendo que cunda el pánico y el caos en la ciudad: la ausencia del más mínimo pudor en sus publicaciones, pero, sobre todo, la falta de móvil y de hilo conductor entre las víctimas hace que cualquiera pueda ser víctima potencial del Asesino… Y se han anunciado más crímenes…

En esa tesitura se impone ‘disfrutar al máximo del tiempo que te queda’: la inmoralidad y el libertinaje más crudos se adueñan de la ciudad…

Sin embargo, durante esa primera madrugada sangrienta, Mike Stracton experimenta un inquietante fenómeno en su casa. Muy angustiado, intuye que tiene que estar relacionado de alguna forma con los asesinatos y, a través de un amigo, se pone en contacto con un prestigioso investigador de sorprendentes capacidades deductivas…

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *