Demostración Científica de que Hay Vida después de la Muerte

Conciencia_Tiempo342

Ni siquiera es necesario que me defina religiosamente para hablar de este tema, puesto que la ciencia no tiene nada que ver con la religión.

Comprender que nuestra conciencia NO nos pertenece es de una ayuda inestimable en el momento de dar el paso final, cuando abandonamos la vida. Nuestra conciencia, nuestro YO, es un préstamo o un alquiler que nos ha concedido el Universo mientras vivimos. Pero NO nos pertenece. Y como no nos pertenece, es justo y necesario que la devolvamos.

Si no comprendes esto, lógicamente, vives tu propia muerte como una terrible injusticia, porque te arrebatan lo más íntimo de tu ser.

Pero una vez comprendido y asumido esto, ves tu propia muerte como la cosa más natural del mundo.

No es menos cierto que la conciencia individual (tú conciencia, la mía) es el resultado de la interacción electro-química de un nº finito de elementos cuyas unidades elementales son idénticas a las que se hayan bien esparcidas y representadas por todo el Universo (electrones, protones, neutrones, quarks…)

Aunque ya existen claros indicios de que nuestro Universo no es único, sino que forma parte de una colección muy grande (acaso infinita) junto con otros Universos (Multiverso), supongamos, para simplificar, que nuestro Universo es único.

Primero supondremos que nuestro Universo llega a su final y luego supondremos que nuestro Universo tiene una duración infinita en el tiempo.

Primero. Si nuestro Universo llega a su final (mediante Big Crunch o mediante cualquier otra forma exótica de aniquilación que ahora ni siquiera sospechamos), donde antes había un Universo rampante, ahora habrá la NADA (sea lo que esto sea), es decir, el material original en el que se crean los Universos necesariamente si se espera el tiempo suficiente.

Para comprender cómo se origina un Universo a partir de la NADA, te recomiendo que leas la obra de Stephen Hawking.

Sin duda los más puristas me dirán que en la NADA el tiempo no está definido. Pero si no estuviese definido no podría haberse movido o activarse el sistema para dar lugar a nuestro Universo. El hecho de que existamos y estemos aquí, demuestra que el tiempo sí está definido en la NADA y es lo único que nunca termina, ni tampoco tuvo un origen. Aclaremos que según la Relatividad Especial de Einstein, el tiempo se puede detener en sistemas de referencia ajenos al tuyo, pero nunca se detendrá en tu propio sistema, tus relojes siempre marcarán al mismo ritmo.

Entonces, lógicamente y por fuerza, si tenemos la NADA y esperamos el tiempo suficiente, aparecerá un Universo con el mismo tipo exacto de partículas fundamentales que el nuestro y, si esperamos el tiempo suficiente, aparecerá la misma combinación idéntica de elementos que ahora está generando tu conciencia o la mía.

Es decir, sólo es cuestión de tiempo que tú conciencia y la mía se repitan N veces en un Universo donde el Tiempo y la NADA es lo único que existen. Lógicamente N → ∞ (N tiende a infinito)

Segundo. Ahora supongamos que nuestro Universo tiene una duración infinita en el tiempo. Si nuestro Universo tiene un número finito de partículas (del orden de 1080 (véase pag 219 del libro Cosmos de Carl Sagan), entonces, en algún momento del futuro, necesariamente, el hidrógeno de las estrellas tiene que agotarse, dando lugar a la muerte térmica del Universo, donde la vida no es posible. Llegamos así a un Universo congelado muy cercano al 0 absoluto de temperatura. Obviamente cuando eso sucede, la conciencia no puede resurgir.

Pero, realmente, suponer que nuestro Universo es único, es caer de nuevo en el mismo error antrópico-egocentrista (corto de miras) que nos llevó a creer que la tierra era el centro del Universo y que todo giraba en torno a ella, el mismo error que nos indujo a pensar que nuestro sistema solar y, más tarde, nuestra galaxia eran únicos… NO!: todos los indicios apuntan en la dirección de que vivimos en uno de los infinitos Universos de que está formado el Cosmos. Y esto nos dice que la muerte térmica de los Universos no tiene ninguna importancia para la supervivencia de tu conciencia y la mía. Ya que hay una cadena infinita de Universos que forman el Multiverso. Y el hecho de que esté escribiendo esto, demuestra que la muerte térmica no es el estado más natural ni abundante de esos Universos. Puede, incluso, darse el caso de que tu conciencia esté repetida en varios de ellos de forma simultánea! (en varios Universos paralelos).

Bien, entonces, ¿estamos ahora preparados para responder al Gran Misterio de qué demonios ocurre cuando morimos? Yo diría que sí, sin duda alguna:

Cuando mueres vas a la NADA y ahí estarás durante miles, millones o miles de millones de años…, pero de forma necesaria (como hemos visto) tu conciencia (tú) volverá a surgir en otro lugar, en otro tiempo. Y no 1 ni 2, sino infinitas veces. Hoy en un planeta perdido del sistema solar de la Vía Láctea llamado Tierra. Mañana, quién sabe dónde… Pero estarás consciente, serás tu mismo, estarás plenamente vivo y disfrutarás de nuevas aventuras y emociones.

Mientras estés en la NADA, para ti ese tiempo no contará, porque tu instrumento para contar el tiempo es, precisamente, la conciencia. De forma que, bajo tu punto de vista intrínseco, cuando mueras surgirás inmediatamente en otro lugar y en otro tiempo con solución de continuidad.

Como corolario de este Artículo, obtenemos que la conciencia es indestructible, insisto, sin que esto tenga nada que ver con la religión en absoluto. Sólo he utilizado razonamiento puro.

Es como si la conciencia fuese una forma de Energía, y ya sabemos lo que dice el 1.er Principio de la Termodinámica: “La Energía ni se crea ni se destruye sólo se transforma” (un indicio, sin duda, muy oportuno).

Un día, en el cementerio de Montjuic, vi este epitafio en una lápida:

“Hasta que volvamos a encontrarnos en la Eternidad”

A lo que le respondo: necesariamente lo/la volverás a encontrar, porque dado un tiempo infinito como el nuestro jugando con un nº finito de elementos (como los nuestros), todas las posibilidades se han de repetir necesariamente.

Pero… ¿Te acordarás de él/ella cuando lo/la veas?, ¿te acompaña la memoria en los sucesivos ‘viajes’? ¿Tienen que ver los “déjà vu” algo con todo esto?… Esta es una cuestión que dejo abierta para invitarte a la reflexión…

Al principio decíamos que la conciencia no nos pertenecía (cosa cierta), ahora vemos que tampoco tenemos forma de librarnos de ella. Lo que me recuerda el final de la película Zardoz, donde todos, aburridos de ser inmortales, hacen del suicidio una auténtica orgía…

Así que seamos cautos y…

Que las sucesivas visitas por este y otros Universos, nos hagan más sabios, más justos y…, sobre todo… más humanos.

Disfrutemos de este viaje infinito!

… …

Este Artículo tiene Licencia:

Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 (Es decir, puedes reproducirlo donde quieras si mencionas debidamente al Autor, incluso para fines comerciales. Pero No puedes hacer modificaciones ni obras derivadas sin tener el consentimiento expreso del Autor por escrito).
Compartelo3
Share Button

4 pensamientos en “Demostración Científica de que Hay Vida después de la Muerte

  1. Alberto JIMÉNEZ URE

    «A nuestra irrupción en esto que tiene: forma, color, olor u hedor, distintas dimensiones, puede doler o sentir éxtasis, melancolía, conciencia de sí misma, confusión, piedad, solidaridad, amor y odio precedió la Nada Perfecta no imputable a la cual retornaremos» /con mis saludos, amigo/Alberto JIMÉNEZ URE)

  2. Jaume Simon Gispert

    La conciencia no es energia, propiedad conservativa, sinó orden, que és una propiedad no conservativa. Como consecuencia la conciencia desaparece cada vez que muere una persona. Inventarse “realidades alternativas” para negarnoslo a nosotros mismos forma parte de nuestra tradición, se erradicarà cuando lleguemos a un nivel cultural adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *