Sobre mi

Publicado el por

Albert Vilella

Hola a tod@s y bienvenidos a mi blog!

En él, como compositor y productor musical, voy a intentar contribuir a hacer un mundo más feliz, intentando aportar belleza con mis baladas, paz con mis temas de relajación y… evasión con mis estribillos dance…

También intentaré aportar ideas y opiniones que ayuden a mejorar nuestras vidas… Porque creo que si dejas el mundo algo mejor de lo que lo encontraste puedes darte realmente por satisfecho. Por favor, siéntete libre de discutirme mis ideas y opiniones en la sección de comentarios pues me encanta el intercambio de pareceres…

Pero volviendo a mi vena de compositor y productor…

Aunque a veces es difícil sentirse feliz en este mundo que nos ha tocado vivir (repleto de injusticias y desigualdades), en ocasiones consigo disfrutar de ‘pequeñas islas de felicidad’ que contribuyen mucho a mi cordura. Y cuando eso ocurre, siento la imperiosa necesidad de colocar mis manos sobre el teclado para dar rienda suelta y liberar al Domonio Musical que me tiene poseído. Domonio no es una errata. Odio las erratas! Domonio en mi jerga particular significa “Demonio que domina”.

A veces las ideas musicales me asaltan en el momento más inoportuno. Por ejemplo, muchas veces, cuando estoy a punto de dormirme, aparece en mi mente una melodía que me parece irresistible, o un ritmo demoledor que me encanta… Y Soy consciente de que si no lo grabo enseguida, a los pocos minutos, esa feliz idea se perderá para siempre por el sumidero del olvido. Lo cruel del caso es que esas ideas musicales las escucho en mi mente de forma polifónica, con tooodas las pistas y todos los matices, pero cuando grabe esa idea en el móvil para no perderla, sólo lo haré de forma monofónica con mi voz ‘pelá’. Total, que me tengo que levantar para no molestar a los vecinos a las tantas de la noche y me voy a un lugar apartado… Y allí, con nocturnidad y alevosía, “violo la noche”, practicando el ritual de grabar la idea con mi horripilante voz para que sea candidata a pasar a la inmortalidad. Cuando practico este ritual, los espíritus, dueños de la noche, huyen despavoridos y se esconden en sus madrigueras. Esto me pasa tanto que hasta lo podría describir como una enfermedad. El caso es que mi móvil está a reventar con tantas ideas musicales que necesitaría varias vidas para poder producirlas todas.

Pero weno, espero vivir muchas vidas… Aunque mi verdadero problema estriba en que pongo mucho cariño en mis mezclas. Mientras que las ideas me asaltan de la misma forma en que un elefante entra en una cristalería. Así, sin contemplaciones, ala! Arrollándolo y pisoteándolo todo!

En fin… Os contaría muchas más cosas sobre mi, pero prefiero dejar la gran mayoría en el tintero del misterio. Considero que un personaje del que lo conoces todo carece de interés y no hay que privar a los demás del mutuo placer del descubrimiento…

Que la Fuerza nos acompañe!!!