El Corona-Virus: un incendio provocado tras otro

Vemos diariamente como grupos de personas se reunen en fiestas y botellones improvisados. Nada que objetar si sólo pusisesen en riesgo sus vidas y el corona-virus sólo se cobrase sus vidas. Pero mirando la cadena de transmisión hacia el futuro del virus, con esa actitud ponen en peligro de muerte la vida de miles, cientos de miles o millones de personas. ¿Cuántas personas inocentes han muerto ya por culpa de esos descerebrados y descerebradas?

¿De qué sirve llevar mascarilla, guardar la distancia social de 2 m, lavarse las manos con frecuencia, si convives con una persona que la noche anterior se ha ido de fiesta y ha llegado a casa con virus hasta las cejas? ¿se ha llegado a decir en algún medio de comunicación que nos guardemos de nuestros propios familiares? ¿se ha dicho alguna vez en los medios de comunicación que llevemos mascarilla también en el seno familiar? NO! Y si se dijese, ¿alguna familia lo haría? Yo creo que no, ¿Quizá un 5%?…

Esta guerra contra el corona-virus es a vida o muerte. Y voy a decir alto y claro que quienes celebran fiestas y botellones clandestinos sin respetar las más mínimas medidas de seguridad son complices del corona-virus y tan asesinos como la enfermedad, puesto que contribuyen a propagarla. Comportándose igual que los incendiarios que disfrutan acabando con la vida de la flora y fauna de los bosques y de todo su contenido (en demasiadas ocasiones teniendo que lamentar fuertes desgracias personales), pero aquí con el agravante de que están atentando de forma directa contra millones de vidas humanas.

Y si tú estás leyendo estas líneas y estás pensando en participar en alguna de esas fiestas, entonces debes saber que tienes instintos asesinos.

Por eso, la lucha contra el corona-virus tiene que ser también la lucha contra esas fiestas y botellones que deben ser reprimidos a vida o muerte, porque, de lo contrario, con la nueva cepa británica (que parece ser un 60% más contagiosa que la antigua) esto va a costar muchísimo frenarlo, mientras nuestras vidas y nuestras libertades están en jaque mate de forma permanente.

Se ha hablado mucho de que si el Corona-Virus ha sido provocado de forma intencionada en un laboratorio o no. Y la respuesta es un NO ROTUNDO!: Un virus, como ya ha sucedido miles de veces antes, no necesita de ningún sofisticado laboratorio para saltar de los animales a los humanos: la prueba está en que hace 100 años, cuando no había laboratorios como los de hoy, el virus de la Gripe Española saltó a los sere humanos. Y 500 años atrás todavía había menos laboratorios capaces de crear virus por encargo y tuvieron que lidiar con la Peste Negra,… y 1000 años atrás,… y un millón de años atrás, tampoco había laboratorios para crear virus y nuestros antepasados promitivos tuvieron que vérselas con el corona-virus de turno…

Pero cada vez que se celebra un botellón o una fiesta, eso sí es un «origen provocado en un laboratorio» porque el virus en la fiesta tiene un nuevo caldo de cultivo y se replica y se multiplica en plan «viva la virgen y los discípulos».

Así, ante la más mínima fiesta o botellón o lo que sea de ese estilo, los ciudadanos deben denunciarlo lo antes posible. Y las fuerzas de seguridad deben abortar, arrestar y encarcelar, y poner en cuarentena a los participantes, así como imponer fuertes multas económicas a los participantes para disuadir a otros grupos de personas que estén pensando en imitar esos comportamientos asesinos.

Este Artículo tiene licencia:

This image has an empty alt attribute; its file name is cc-by-nd.png

Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 (Es decir, puedes reproducirlo donde quieras si mencionas debidamente al Autor, incluso para fines comerciales. Pero No puedes hacer modificaciones ni obras derivadas sin tener el consentimiento expreso del Autor por escrito).ImageImage

This image has an empty alt attribute; its file name is Compartelo3.gif
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *