Para una relación de pareja sana: El Arte de llevar la contra

El Arte de llevar la contra

Ayer me di cuenta de que para que una pareja funcione bien tiene que haber lo que yo llamo «Punch». Es decir, una cierta tensión suave, que no tense demasiado la cuerda, pero que sea una pequeña lucha por ver quien lleva las riendas en todo momento.

Y esto lo sabía mi subconsciente. Y por eso siempre procuro hacer la contra en mi relación. Y ayer este conocimiento (que es un conocimiento de tipo experto) saltó a mi plano consciente en toda su amplitud y brillantez.

Quizá saltó porque hace pocos días vi un capítulo titulado «Ahora vuelvo» de la serie Black Mirror bastante anodino pero que me hizo reflexionar bastante, donde en una pareja, el chico muere en un accidente y la chica se queda profundamente afectada, hasta el punto de que contrata los servicios de una empresa que le suministra un clon idéntico del chico.

Pero en el día a día, esa réplica de su amor, es demasiado robótico y siempre está de acuerdo en todo con la chica. Y jamás le hace la contra. Además, ese clon de silicona, no necesita comer, ni siquiera respirar.

Y aunque es una máquina haciendo el amor y sabiendo dar placer muy intenso a la chica. El hecho de que jamás le lleve la contra termina minando la relación y, con el tiempo, el clon termina abandonado en el desván de la casa como un trasto más, acumulando polvo.

Pues bien, llevar la contra casi de forma sistemática creo que es importantísimo para la buena salud de la pareja.

Siempre y cuando este «llevar la contra» no se convierta en algo obsesivo y tense la cuerda demasiado, hasta el punto de llegar a romperla.

Tiene que ser algo suave, incluso agradable (diría yo), como el juego del gato y del ratón: algo que dote de contenido diario a la relación de pareja que, de otra forma, puede caer muy facilmente en el aburrimiento y en lo insulso.

Así, tal como hubiera dicho el Gran Maquiavelo: llevar la contra con picardía, se convierte en un verdadero Arte…

Un Arte precioso y necesario…

Porque no debe haber nada más aburrido que el hecho de que tu pareja siempre esté de acuerdo contigo en absolutamente todo.

Realmente ignoro si algún día me darán el Premio Nobel por este interesante hallazgo con potencial suficiente para salvar a miles o a millones de parejas. Si me lo dan, lo recibiré gustoso. Y si no me lo dan me sentiré igualmente satisfecho por haberme beneficiado de su aplicación diaria con sus muchísimos beneficios, porque realmente es un gran ejercicio mental buscar la puntilla de las cosas y si te dicen «Negro» tú Blanco… y si te dicen «Marrón» tú Azul, etc

Tanto es así que voy a convertir esta reflexión en un artículo para mi página web (y así ha sido) y así, al hacerlo público, poder ayudar a todas las parejas que en el futuro, necesitadas de ayuda, puedan llegar a leerme…

Y así contribuyo un poco más a dejar un mundo mejor de como me lo encontré…

Este Artículo tiene licencia:

This image has an empty alt attribute; its file name is cc-by-nd.png

Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 (Es decir, puedes reproducirlo donde quieras si mencionas debidamente al Autor, incluso para fines comerciales. Pero No puedes hacer modificaciones ni obras derivadas sin tener el consentimiento expreso del Autor por escrito).ImageImage

This image has an empty alt attribute; its file name is Compartelo3.gif
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *