Siento que la Conciencia y la Inteligencia están distribuidas por Todo el cuerpo y no sólo están en el cerebro

Lo que sabe hacer mi mano derecha, no lo sabe hacer mi mano izquierda (utilizar los cubiertos, tocar el piano,…)

Si una persona me pide ayuda porque tiene un problema con su ordenador y voy y se lo arreglo con el ratón y el teclado, luego me resulta muy difícil expliacarle por qué he hecho lo que he hecho y cómo lo he hecho.

En ambos casos siento que la inteligencia está en las manos y no en mi cerebro. Cómo si mi cerebro NO terminase en mi cavidad craneal y se extendiera por todo mi cuerpo.

Y el 19-6-20 descubro con interés que esa sensación no es sólo mía y da pie a toda esta teoría científica.

Pero es que, encima, sospecho algo todavía mucho más inquietante…

Que la conciencia y la inteligencia no están confinadas en el cuerpo y se extienden más allá de él, como si todo estuviese conectado de alguna forma. Sí, es una sensación vaga…, no es una conexión evidente, igual que cuando escribes un whats… pero ahí está esa sensación.

Hace unos días creé este vídeo:

Y durante su edición surgieron algunos «accidentes» fortuitos que provocaron efectos sorprendentes en el mismo y que yo no había planificado en absoluto. Exactamente igual que si yo NO fuese el único partícipe en la creación del vídeo.

Así, en este instante:

https://www.youtube.com/watch?v=NXouJA0hEME&t=8m38s ,cuando el tiempo se agranda y rebota, eso no lo puse yo. O si lo puse, no sé cómo lo puse, surgió así de la nada, o como un resultado holístico de otros niveles inferiores del programa. Ni idea de cómo surgió, la verdad…

De igual forma, cuando en el instante https://www.youtube.com/watch?v=NXouJA0hEME&t=13m26s la distancia se agranda y desaparece como las letras de la guerra de las galaxias, eso tampoco lo puse yo. Surgió así como por arte de magia.

Y cuando escribo, muchas veces, también tengo la fuerte sensación de que mis manos están dirigidas por extrañas fuerzas cósmicas. Las manos van por libre. Eso, por ejemplo, me pasó en este artículo: Demostración Científica de que hay Vida después de la Muerte

También cuando he compuesto alguna melodía, parece surgir del aire…

Y también cuando escribí esta novela: La Cuchilla del Silencio . Donde los personajes adquirieron vida propia y yo, mientras lo escribía todo, era un simple espectador de lo que estaba pasando…

Me consta que no soy la única persona que tiene esta sensación porque como ya he dicho arriba, esta ha dado pie a toda una teoría científica.

Por otro lado, cuando Einstein intentó transmitir a sus estudiantes, en Princepton, cómo lograba cavar tan hondo en la búsqueda del conocimiento, no lo logró. Porque probablemente, ni el mismo lo sabía. Simplemente lo lograba porque el conocimiento experto circula por caminos inexcrutables, puede ser que más allá de los confines del cosmos.

Y cuando eso sucede es una sensación fascinante y te dejas llevar, como si fuese un tobogán infinito que no sabes a dónde te conducirá. Pero… AH! Lo importante y enriquecedor no es el destino… sino el camino…

Este Artículo tiene licencia:

This image has an empty alt attribute; its file name is cc-by-nd.png

Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 (Es decir, puedes reproducirlo donde quieras si mencionas debidamente al Autor, incluso para fines comerciales. Pero No puedes hacer modificaciones ni obras derivadas sin tener el consentimiento expreso del Autor por escrito).Image

This image has an empty alt attribute; its file name is Compartelo3.gif

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *